Reflexiones

Collage de frases (Pensamiento y dialogo)

21:38Gustavo Ortega

Leer novelas, ver series y películas en la tv y en el cine es ser espectador, no solo del desarrollo de una trama, sino, también, de un dialogo orquestado.



Una oración respondida excelentemente por otra, una retroalimentación verbal con resultados reflexivos. Así sea en una disputa, las respuestas de un personaje a otro acabarán en una situación que te llevará a reflexionar sobre varios aspectos de ti. Te llevará a pensar en conversaciones pasadas (o discusiones) que si hubieses respondido de forma más inteligente, quizá no hubiesen desenlazado en situaciones que no deseabas o esperabas.


Pero esos diálogos son completamente ajenos a la realidad. Todos quedamos pensando en esos intercambios de palabras tan elocuentes y su reflexión en trasfondo hasta terminar adoptándolo, sin darnos cuenta que estamos tomando esa reflexión como algo verídico. No reflexionamos acerca de la reflexión, tomamos la palabra de otra persona como nuestra.

¿En qué termina esto? Niños creyéndose sabios por repetir frases de poder, sin notar que no están pensando, sin notar que solo repiten palabras de otra persona.

El dialogo de la realidad baila a destiempo. Interrupciones en medio de una conversación, charlas que no llevan a ningún lado, discusiones absurdas y ofensivas. Pero entre tantas palabras, pensamientos absurdos y reflexiones nulas ¿Cómo saber si en verdad hablamos con una persona de pensar individual? Pues, fácil, sus decisiones, acciones y actitudes no estarán a nivel de sus palabras.

Se necesita carácter y madurez para mantener una postura acorde al pensar, no se trata de hablar como si tuvieses la respuesta de la vida entre tus conocimientos. El pensar, hablar y actuar de una persona es su identidad. Ejemplo ¿De qué te serviría decir que, ante una partida, solo debes dejarlo ir y con tus acciones demuestras una súplica por su regreso?

Lo que sucede es que, a través del tiempo, ha habido una mala práctica espantosa: Que el pensar solo queda en la cabeza, que la voz (y la palabra) solo se usa para hacer chistes, decir cosas que otros quieren escuchar y hablar de necesidades. Y que nuestras acciones no deben estar ligadas a estas dos.

El pensamiento y la expresión forman al individuo. Cuando falla la relación entre ambos, aparece el problema de identidad, la doble moralidad, la necesidad de aceptación; la inseguridad.

Es hora de expandir esa reflexión adoptada, no sólo repetir palabras, y tener carácter para aplicarla.


Y tú, mi lector ¿Cuándo fue la última vez, y cómo contrariaste a tu pensar? 

You Might Also Like

0 comentarios

Flickr Images

Formulario de contacto